Un dúplex de dos plantas nórdico.

| Sin comentarios
Un espacioso y encantador dúplex de estilo nórdico en el que predomina en todas la paredes el color blanco, el cual, contrasta con el oscuro color del suelo de madera en gran parte de éste.


Comenzando por la cocina, podéis observar lo que decíamos en el primer párrafo, en la que casi todo el mobiliario es de color blanco, destacando a primera vista la gran lámpara de estilo clásico y dos sillas azules colocadas de forma estratégica.


Todos los muebles de la cocina son sencillos y de aspecto plano con electrodomésticos integrados en los mismos; con un diseño lineal dejando espacio a una gran mesa y a los posibles invitados en caso de haberlos.







Detalles como la despensa, que nos ofrece una estupenda zona de almacenamiento; cosas útiles en una cocina, donde guardar botes o conservas entre otras cosas.

El blanco de todo el mobiliario y el uso de flores en zonas como la cocina, equilibran el ambiente y da una sensación más luminosa y fresca.




En la planta superior, encontramos una acogedora sala de estar con el mobiliario justo, sencilla y de estilo nórdico. En ella, cabe destacar la presencia de la estufa de leña, la cual, además de calentarnos en los fríos inviernos, nos permite hacer más acogedora esta estancia por todo lo que suele ofrecernos este tipo de aparatos.






Bajando a la planta inferior, a través de unas escaleras de caracol de metal, con escalones y pasamanos de madera, nos encontramos con el dormitorio principal o de matrimonio en el cual,  se encuentra el suelo de sin pintar y de aspecto muy natural.

Todos los colores y texturas empleados en el dormitorio principal son de aspecto muy natural lo que invita a sentirse bien en dicho lugar, ayudando a ello también, el empleo de plantas.





En el único baño que posee este dúplex, y de estilo quizá algo más moderno que el resto, está compuesto por los elementos principales e imprescindibles para el aseo y demás funciones habituales. En éste, también se hace uso del blanco, incluso en el suelo, donde se pusieron pequeñas piezas cerámicas de gresite.  En las paredes, en cambio, se ha optado por usar porcelánico en vez de los azulejos clásicos, excepto, en unos huecos que nos sirven para colocar algunos objetos o plantas, que se hallan recubiertos también de gresite. A parte de esto, se ve bastante luminoso, elegante y en él, se ha aprovechado al máximo el espacio disponible.






En el segundo dormitorio, destinado a un uso infantil, vemos una cuna y diversos juguetes clásicos, por lo que nos hace pensar que es de una niña pequeña. Destaca la silla-mecedora y el uso de colores muy equilibrados, incluso en le papel pintado de una de las paredes. Un diseño sencillo pero equilibrado, similar al estilo del resto de la vivienda.







Fotos vía: stadshem
Tags :
Usamos cookies propias y de terceros para navegar y mostrar publicidad según sus preferencias. Si continúa, acepta la política de cookies y condiciones generales
Política de cookies +