Estilo escandinavo en Varsovia.

| Sin comentarios
A veces, encontramos pisos muy pequeños y debemos de renunciar a algo aunque, no quiere decir que no podamos tener todo lo que deseemos; simplemente, hay que estudiar mejor el espacio y organizarlo de la forma adecuada.


En esta ocasión tenemos un piso de tres dormitorios muy bien distribuido. En él no se renuncia a nada, teniendo una bonita cocina abierta que comparte un espacio que a la vez sirve de sala de estar y de salón o comedor.



En el diseño, predomina colores muy naturales, como puede ser los empleados en el suelo o la encimera de la cocina o incluso en el mobiliario, como es el caso del sofá que recuerda al color de algunas rocas o piedras.


Uno de los detalles que llaman la atención son las estanterías empotradas que podemos encontrar en diferentes zonas mediante las cuales se intenta provechar esos rincones que podrían quedar sin utilidad alguna pero que, mediante este sistema nos proporciona más zonas para almacenar objetos o libros. Estas estanterías las encontramos bajo la encimera de la cocina, en el pasillo o incluso, en el baño.



El blanco es el color predominante en la mayoría de las paredes del piso, utilizado en la cocina mediante azulejos imitando un aparejo de ladrillo o haciendo uso de una simple pintura; color que ayuda a que el espacio parezca mas luminoso y además contrasta con el negro y tonos oscuros del mobiliario empleado en el salón o sala de estar.




En dos de los dormitorios se ha optado por usar papel pintado en una de sus paredes y, más en concreto, en la pared donde se haya el cabecero de la cama. En uno de ellos se ha empleado un diseño de estilo floral y en otro, uno de color negro, que da un aspecto más masculino.




Respecto a las zonas de aseo, tenemos dos baños; algo lógico en un piso de en el que pueden convivir cuatro o cinco personas a la vez. Ambos presentan un diseño actual con mobiliario de madera y sanitarios blancos, diferentes suelos cerámicos, y habiendo empleado uno de ellos azulejos negros y el otro, blancos.

Al poseer uno ducha y el otro bañera, no renunciamos a tener las dos cosas pudiendo usar una u otra cosa según deseemos.









Resumiendo, tenemos un piso de diseño escandinavo muy bonito en el que se cumple con el Feng Shui y en el que cualquier persona puede sentirse cómodo. En falta, pero no sería del todo necesario en esta ocasión, sería el hacer uso de alguna planta más para aportar algo más de vida a los dormitorios o a los baños siempre que quede espacio para ponerlas.


Fotos vía: soma-architekci
Tags :
Usamos cookies propias y de terceros para navegar y mostrar publicidad según sus preferencias. Si continúa, acepta la política de cookies y condiciones generales
Política de cookies +