13 consejos para ahorrar electricidad.

| Sin comentarios
Con esta lista de útiles e importantes consejos podréis llegar a conseguir un buen ahorro energético en vuestro hogar o local comercial.


Tan sólo debéis de poner todo esto en práctica (o lo que podáis) y cada mes ahorraréis dinero que podréis dedicar a otra cosa.


Reduce la potencia contratada.
Muchos hogares no saben qué potencia tienen contratada y en muchos casos ésta es superior a la que necesitan. Generalmente la potencia contratada es de 5,75 Kilovatios y se puede reducir a 3,3 kW pero, antes de cambiar a una potencia menor debemos de comprobar el consumo de nuestros aparatos y el uso que le solemos dar a éstos ya que en algunos casos podría no ser conveniente el hacer el cambio o deberíamos de modificar nuestros hábitos (por ejemplo, al usar aparatos muy antiguos y con poca eficiencia energética). El ahorro anual puede acercarse a los 175 euros; una cifra a tener en cuenta.

Contratar una tarifa con discriminación nocturna.
Este sistema puede proporcionar cierto ahorro, pero para ello debemos de hacer uso de la electricidad por la noche aprovechando las 'horas valle' para hacer la colada u otras tareas que requieran de un mayor consumo eléctrico. El nuevo sistema que establecerá la tarifa eléctrica a través del precio que marque el mercado diario no modificará la opción de contratar una tarifa de discriminación horaria (la llamada tarifa nocturna).

Usar bombillas de bajo consumo o leds.
A pesar de que el coste de una bombilla de bajo consumo o de leds es mayor que el de las convencionales, el ahorro en electricidad puede llegar a ser significativo. Las bombillas de bajo consumo tienen una vida útil más larga y consumen hasta un 80% menos de energía eléctrica y las de leds hasta 90%, para producir la misma cantidad de luz. A pesar de ello, las de bajo consumo presentan ciertas desventajas: debemos de apretarlas siempre sujetando la base, a veces un pequeño golpe las estropea y muchas de ellas no alcanzan su máxima intensidad de forma inmediata. También, hay que llevarlas a lugares específicos para su reciclaje, ya que contienen residuos tóxicos. Respecto a las de leds, no presentan estos inconvenientes, pero son algo más caras.

Tener limpias las lámparas y bombillas.
La limpieza es muy importante ya que la acumulación de polvo puede reducir la intensidad de luz que percibimos haciendo que llegue hasta nosotros hasta un 30% menos.

Usar electrodomésticos de bajo consumo.
El conjunto de los electrodomésticos de un hogar puede representar entre el 20 y el 60% del consumo total de energía eléctrica. Hacer uso de electrodomésticos más eficientes supone un ahorro significativo. Cuanto más próximos a la A, más eficientes son pero, mejores aún son los que poseen A+ o A++).

Desconectar los aparatos en stand-by.
Una forma de hacerlo, es haciendo usos de aparatos temporizadores que hará que se desconecten automáticamente en horario de noche o cuando nosotros deseemos. Desconectar todo lo que no se esté usando como la radio, el televisor, etc., ..., y no usar la función stand-by, nos ayudará a ahorrar una cantidad equivalente al 5% del gasto eléctrico. Esto podemos hacerlo manualmente, pero a veces es mejor hacer una pequeña inversión sobretodo si somos algo olvidadizos.

Trucos para ahorrar en la factura eléctrica.
Lavar en la lavadora y en el lavavajillas en carga completa no sólo nos ayudaría a ahorrar electricidad, sino que también disminuirá nuestra factura de agua. Un bien muy preciado que no debemos de desperdiciar.

Aprovechar la luz natural.
Hay muchas formas de aprovechar la luz natural y una de ellas es usando colores claros, como el blanco o tonos pastel en las paredes. El blanco refleja mejor la luz y no absorbe el calor como sucede con los tonos oscuros ayudando en ello a reducir el consumo de electricidad en aire acondicionado.

Regular el aire acondicionado correctamente.
Muchas veces hemos entrado en un comercio o un local y nos ha dado una sensación de frío y ello, es debido, a que el aire acondicionado se hallaba configurado para mantener una temperatura más baja de lo normal. Lo correcto sería situar el termostato en unos 25 grados, pero si lo situamos en 27 ó 28 ahorraremos aún más y evitaremos algún que otro resfriado.

Usar persianas y toldos en verano.
Hacer uso de persianas, toldos y elementos similares en verano puede ayudar a provechar la luz y mantener más fresco el ambiente en verano, con el consiguiente ahorro energético en aire acondicionado.

Apagar la luz cuando no estás en la habitación.
No apagar la iluminación de las habitaciones vacías incrementa significativamente el consumo eléctrico pero, para esto, podemos recurrir a la domótica con aparatos que detecta nuestra presencia y las apaga automáticamente cuando salgamos de la habitación.

Utilizar sistemas de placas solares.
Una forma, la cual también tiene un coste algo elevado, es hacer uso de placas solares que las hay para producir electricidad o para calentar el agua. En cualquier caso, con los dos obtendremos un ahorro pero tardará en amortizarse su coste.

Reformar nuestra casa.
Lo último que nos quedaría, para conseguir una mayor eficiencia energética y ahorrar más electricidad sería hacer una reforma usando mejores aislantes térmicos en paredes, suelos y techos, y cambiar las carpinterías de las ventanas por otras más eficientes, pero su elevado coste puede no ser aconsejable para muchos bolsillos y además, se tardaría en amortizar el coste de la obra. También podríamos situar las habitaciones principales en las partes de nuestra vivienda orientadas al Oeste o al Sur, donde hay más horas de luz solar directa.
Tags : ,
Usamos cookies propias y de terceros para navegar y mostrar publicidad según sus preferencias. Si continúa, acepta la política de cookies y condiciones generales
Política de cookies +